Yo soy yo – la declaración de autoestima de V. Satir

terapia-gestalt-autoestimaVirginia Satir fue una destacada terapeuta familiar y de pareja del siglo pasado. La aprecio mucho. Sus palabras son sencillas y profundas a la vez, y cada vez que la leo tengo la sensación de comerme algo sano y de buen sabor, algo nutritivo y no empalagoso.


Virginia escribía en abundancia sobre las relaciones humanas, comunicación y autoestima. Según ella, la autoestima, es el factor fundamental en lo que sucede entre y dentro de las personas, y la base de unas buenas relaciones de pareja y familiares. Si damos valor, respeto y amor a nosotros mismos, podemos valorar y amar a los demás. El sentimiento de baja autoestima es algo que hemos aprendido, por lo tanto siempre es posible desaprender e integrar un nuevo conocimiento. No es una buena noticia?! Este es el mensaje central de su libro “Nuevas relaciones humanas en el núcleo familiar”: Siempre existe la esperanza de que cambie tu vida, porque tienes la capacidad de aprender cosas nuevas. Los primeros pasos son: conocer que existe la posibilidad de un cambio y comprometerte al cambio.


Aquí una declaración – poema – reflexión de Virginia sobre la autoestima. He leído que lo escribió como contestación a la pregunta de una adolescente: “Cuál es el sentido de la vida?”.


En todo el mundo no existe nadie
exactamente igual a mí.
Hay personas que tienen algunas partes semejantes a las mías,
pero nadie es exactamente como yo.
Por consiguiente, todo lo que sale de mi es auténticamente mío
porque yo sola lo elegí.
Todo lo mío me pertenece: mi cuerpo, todo lo que hace;
mi mente, con todos sus pensamientos e ideas;
mis ojos, incluyendo todas las imágenes que perciben;
mis sentimientos, cualesquiera que sean: ira, alegría, frustración, amor, decepción, emoción;
mi boca, y todas las palabras que de ella salen, refinadas, dulces, o cortantes,
correctas o incorrectas;
mi voz, fuerte o suave,

y todas mis acciones, sean para otros o para mí.
Soy dueña de mis fantasías,
mis sueños,
mis esperanzas,
mis temores.
Son míos mis triunfos y mis éxitos,
todos mis fracasos y errores.
Puesto que todo lo mío me pertenece,
puedo llegar a conocerme íntimamente.
Al hacerlo, puedo llegar a quererme
y sentir amistad hacia todas mis partes.
Puedo hacer factible
que todo mi ser trabaje en beneficio de mis mejores intereses.
Sé que tengo aspectos que me intrigan
y otros que desconozco.
Pero mientras yo me estime y me quiera,
puedo buscar con valor y optimismo soluciones para las incógnitas
e ir descubriéndome cada vez más.
Como quiera que parezca y suene,
cualquier cosa que diga y haga,
cualquier cosa que piense y sienta en un momento dado,
todo es parte de mí ser.
Esto es real y representa lo que soy en ese momento del tiempo.
A la hora de un examen de conciencia, respecto de lo que he dicho y hecho,
de lo que he pensado y sentido,
algunas cosas resultarán inadecuadas.
Pero puedo descartar lo inapropiado,
conservar lo bueno
e inventar algo nuevo
para lo que haya descartado.
Puedo ver, oír, sentir, decir, y hacer.
tengo los medios para sobrevivir,
para acercarme a los demás,
para ser productiva
y para lograr darle sentido y
orden al mundo de personas y
cosas que me rodean.
Me pertenezco y así puedo construirme.
Yo soy yo y estoy bien.


Si te interesa el tema de autoestima, echa un vistazo al programa Autoestima Auténtica, dónde lo trabajamos a fondo. 

Deja un comentario