“Ya no sé quien soy” – vacío interior y la búsqueda de la identidad perdida

Hoy voy a hablar de una sensación del vacío. Una en particular. Porque hay muchos vacíos que pueden aparecer en la vida. Cuando perdemos a alguien, cuando no tenemos objetivos… Pero hay un vacío muy particular y muy doloroso. 
Es una sensación persistente, constante, mas que un dolor momentáneo y desgarrador. 
Si te pasa puede que no sepas muy bien que te está pasando. Puede que te quejes que te sientes perdida. Que te sientes vacía. Qué te sientes triste. Pero cuando te pregunto: ¿Vacía de qué?, no sabes que contestar. Dices: “No sé, es una sensación…”. 

Y aparentemente lo tienes todo en tu vida, familia, pareja, trabajo, dinero… Cuando lo miras desde la cabeza, desde la lógica, no tiene ningún sentido! Pero emocionalmente hablando, tiene muuucho sentido porque lo sientes, cada día, por la mañana, por la tarde y por la noche. Y a veces no puedes dormir por esto. 

Puede que te intentes convencer que no pasa nada, que ya se te pasará, que vas a hacer algo que va a cambiar esto y entonces te buscaras un viaje fantástico o un novio estupendo o este móvil tan guay o cualquier otra cosa o persona para intentar llenarlo. Y puede que por un rato te sirva. Pero al final el vacío vuelve. Y al cabo de un tiempo otra vez estarás igual.
 
A mi me pasó también cuando tenía unos 20 años, quizás menos, cuando me empezó a pasar. Yo tenia una buena vida, estructurada, estudiaba, tenía pareja, amigos, familia, era una persona querida en mi entorno, no me faltaba dinero, viajaba… Todo “bien”, todo “correcto”. Y aún así no podía escaparme de esta sensación del vacío y me sentía muchas veces miserable. No entendía que me pasaba. Lo intenté todo para escaparme de este vacío, y había veces que me funcionaba. Por un tiempo. Pero no por mucho tiempo. Hasta que me puse muy en serio con el tema y empecé a investigar dentro de mi, con ayuda de la terapia gestalt, meditación y otras técnicas.
 
Y qué encontré? Pues nada. Si, exactamente. Nada. No me encontré a mi misma. No sabía quién era. Eso fue terrible. Y a la vez estuvo bien porque fue un comienzo de algo. Al menos sabía que era este vacío: era un vacío de mi misma. Si no estaba aquí dentro, pues ¿dónde estaba? 
 
Después de investigar bastante me di cuenta que me había vendido. En qué sentido? Pues para poder agradar a los demás perdí mi criterio, mi autoridad, mi seguridad, mi identidad en definitiva. Me empeñe tanto en gustar que me olvidé de mi misma. Me sobre adapte a los demás tanto que me perdí a mi misma. Mi autoestima también la perdí de paso.
 
Recuerdo a una persona que vino a la terapia con un vacío parecido, y cuando empezamos a trabajar me dijo: ” Asia, yo había cambiado tantas veces el traje para gustar a los demás, que al final perdí mi propio criterio y me convertí en un camaleón sin nombre.” Al final me perdí en tantos trajes! Me gustó esta metáfora: camaleón sin nombre.
 
Cuando en vez de ser lo que eres, con todas tus emociones, con todas las tendencias de tu carácter, con todas tus limitaciones, intentas ser lo que no eres, adaptándote a los demás, intentando ser lo que ellos quieren que debes ser. O tu crees que ellos creen que tu debes ser… Y así te vendes, y acabas muy perdida y vacía preguntándote quién eres..
 
Pero en el fondo esta crisis de identidad no es algo “malo”. Aunque reconozco que es desagradable. Pero no es mala. Porque gracias a ella te puedes replantear como quieres vivir. Qué prefieres: ¿seguir abandonándote? ¿O encontrarte de nuevo contigo misma? 
 
Así que, si estás en este punto, es momento de elegir.
Lo que venga después será la consecuencia de esta elección. Este puede ser un camino con el destino que eres tu misma. En mi experiencia, no hay ningún destino mas valioso.
 
Tu eliges.
 
En el vídeo que colgaré la semana que viene haré una meditación que va muy bien para conectar con tu autoridad interna y así no caer en vender nuestro poder a los demás.
 
Si te ha gustado, puedes dejar un comentario, darle a “Me gusta” y suscribirte a mi canal. 

6 comentarios en ““Ya no sé quien soy” – vacío interior y la búsqueda de la identidad perdida”

Deja un comentario