• Probablemente has llegado hasta aquí porque últimamente te sientes "mal" o "fatal": pasas momentos de ansiedad, estás triste, tienes preocupaciones, algo te enfada...
  • A lo mejor crees que no vales, que no puedes o que no eres suficiente.
  • Quizás tus relaciones cercanas son difíciles o dependes demasiado de los demás.

Si has llegado hasta aquí es porque no quieres esperar más a que alguien te salve y prefieres tomar las riendas. ¡Bien!

Te ayudo a crear una conexión positiva con quien tú eres para que puedas recuperar la autoestima y desarrollar relaciones más auténticas y gratificantes.

Durante el proceso de terapia te empoderarás con tus propios recursos, que te permitirán resolver los conflictos y descubrir qué es lo que realmente necesitas.

De esta manera, podrás disfrutar de un mayor equilibrio emocional, confiar más en ti y crear relaciones nutritivas.

¿A qué esperas para abrazarte?

Mi manera de trabajar:

  • Enfoque tridimensional completo
Trabajamos desde el cuerpo, la mente y la emoción para conseguir cambios profundos y duraderos.
  • Acompañamiento versátil
Te beneficias de la profundidad de la terapia Gestalt, la capacidad de ejecución del coaching y la sabiduría del yoga.

 

  • Regalo entre sesiones

Se te facilitarán recursos adicionales (ejercicios, meditaciones, etc.) para poder trabajar entre sesión y sesión, y así reforzar el proceso

Además...

Cuando acabes tu proceso de terapia puedes seguir supervisándote a través del e-mail.

Testimonios

Acudí a Asia solicitando ayuda sobre mi relación de pareja y recorrimos un camino que me permitió ser consciente de cuáles eran realmente los problemas a los que me tenía que enfrentar. Durante la terapia, ella me ayudó a comprenderlos y cómo había que hacerles frente, de esa forma me resultó mucho más sencillo trabajarlos y así poder resolverlos paulatinamente. Trabajar con Asia en la consulta ha sido muy sencillo, ella fue capaz de entenderme muy rápidamente y hacerme las preguntas adecuadas prácticamente desde la primera sesión. Le agradezco mucho el esfuerzo que ha realizado en mi caso, sin duda, si vuelvo a necesitar de terapia acudiría a ella.

Hombre, 31 años

Conocí la terapia Gestalt cuando una amiga me habló de ella y de Asia, con la que había hecho terapia en el centro. Vine a la terapia con mucha ansiedad provocada por mis problemas con mi hija y en la pareja. En la terapia iba viendo cómo mis problemas estaban relacionados con mi exigencia hacia mi misma y hacia mis cercanos, e iba relajándome poco a poco. Mis relaciones han mejorado notablemente, con mi marido vamos ahora “a la una”, noto que somos más pareja, y con mi hija tengo más paciencia y me comunico mejor. Me ayudó el trato cercano, la tranquilidad y paciencia de Asia que me ayudó ver cosas de mí misma que dificultaban las relaciones.

Mujer, 48 años

Acudí a Asia en un momento de mi vida en que me sentía devastada. Había conectado con mis peores miedos, y todo se activó a raíz de una situación de pareja. Gracias a las sesiones con Asia pude conectar con mis emociones, que tenía tan bloqueadas, y así conecté también con mis necesidades y mis propios recursos para llegar a soluciones que me hicieran más feliz. En definitiva, me ayudó con mis problemas de autoestima. Sigo acudiendo a ella siempre que necesito recuperar mi centro.

Mujer, 29 años